«El que siembra vientos, cosecha tempestades»

REFRÁN: «El que siembra vientos, cosecha tempestades».
Otras variantes: «Quien siembra vientos, cosecha tempestades» / «Quien siembra vientos, recoge tempestades».

¿Qué significa "El que siembra vientos, cosecha tempestades"?

Significado explícito (explicación literal):
Este refrán esta basado en un texto bíblico: Oseas 8:7 que dice: "Porque sembraron viento, y torbellino segarán". En el contexto, leemos que Dios estaba muy enojado con su pueblo (Israel), porque habían caído en idolatría y Dios los condenaría por ello. Por lo tanto, la parte de "sembrar viento" se refería a la falsa adoración, y el torbellino —o en este caso: tempestades— se refería a la ira de Dios sobre su pueblo.


Significado implícito (mensaje o enseñanza):
Este refrán nos advierte que cuando actuamos mal, estamos propiciando que nos sucedan cosas peores. Existe otro refrán similar: "lo que se siembra, se cosecha", pero este último puede referirse a cosas buenas y malas. En cambio el otro, se refiere solo a cosas malas que pueden volverse algo peor. Veamos algunos ejemplos:



Ejemplo 1:

—Juanita, ¿ya se enteró de que los hijos de Yolanda volvieron a golpear a un muchacho de la otra vecindad?
—¡Ah malvados! Pero ya les caerá la justicia, porque el que siembra vientos, cosecha tempestades.



Ejemplo 2:

En el confesionario de la iglesia:
—Padre, he vuelto a robar, pero lo hago por mis hijos.
—Hijo mío, deja de hacer eso, porque cuando te atrapen y te metan a prisión, ya no tendrás libertad, y ya no podrás ver a tus hijos. Recuerda que el que siembra vientos, cosecha tempestades.



Ejemplo 3:

Susana. —¿De dónde salieron todas estas joyas y aparatos electrónicos?
Martha. —Me fui a la "venta especial" para aprovechar los descuentos y mis nuevas tarjetas de crédito.
Susana. —Pero tu ni siquiera tienes empleo, ¿cómo harás para pagar todo esto?
Martha. —No lo sé aún, pero ahorita no me distraigas, porque estoy viendo mi telenovela.
Susana. —El que siembra vientos, cosecha tempestades, ¡eh!



Ejemplo 4:

En la fabrica:
Arturo. —Mira Javier, me voy a llevar esta herramienta escondida entre la ropa.
Javier. —No la robes, el vigilante la puede encontrar cuando te revise a la salida.
Arturo. —No creo, además, el que no arriesga, no gana.
Javier. —Eso no es ganar, eso es sembrar deshonestidad, y el que siembra vientos, cosecha tempestades.
Arturo. —De acuerdo, mejor no me la llevo.



Ejemplo 5:

Martín es un apostador compulsivo y todos los días gasta su dinero en el casino. Cuando su amigo se entera de tal situación, le dice:
Martín, tu esposa dice que llegas muy tarde todos los días, y que ya no das dinero para comprar comida para tus hijos. Deja de apostar, porque al ritmo que vas, puedes perder tu casa, tu esposa, e incluso a tus hijos, recuerda que el que siembra vientos, cosecha tempestades.


***