¿Qué significa «Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente»?

REFRÁN: «Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente».

¿Qué significa "Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente"?

Significado explícito (explicación literal):
Los camarones de río —e incluso los de mar— deben sujetarse al suelo o a lo que puedan, para evitar ser arrastrados por la corriente de agua. Cuando algún camarón es arrastrado, se cree popularmente que el camarón se ha dormido, aunque en realidad pudo haber sido un simple descuido.


Significado implícito (mensaje o enseñanza):
Este refrán señala la falta de alerta o falta de astucia de alguien que no sabe aprovechar una oportunidad, y en consecuencia la pierde. Veamos algunos ejemplos:



Ejemplo 1:

—Amigo, Sofía ya tiene novio, yo la quería para mi.
—Si amigo, pero nunca la invitaste a salir, camarón que se duerme se lo lleva la corriente.



Ejemplo 2:

—Yo ya había visto  unos mangos en la mesa del comedor, ¿dónde están?
Ya se acabaron hermanito.
—¿Porqué no me dejaron ni uno?
Lo hubieras apartado, ¡camarón que se duerme se lo lleva la corriente!



Ejemplo 3:

Raúl se pasó las vacaciones jugando videojuegos y casi no estudio para el examen de admisión a la Universidad Autónoma. En su casa conversan después del examen:
—Raúl, ¿ya revisaste las listas de los que aprobaron el examen?
—Ya revisé y no aparece mi nombre, pero si está el nombre de mi novia y los de mis amigos, no podré estudiar con ellos en esa Universidad, y todo por no haber estudiado en vacaciones.
—Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.



Ejemplo 4:

En la fabrica:
—Me acabo de enterar que el proveedor envió unos regalitos para los trabajadores, y los van a repartir en una hora.
—Muy bien, entonces aquí esperaré el mío.
—No, no hagas eso porque no hay suficientes para todos, así que ponte listo, camarón que se duerme se lo lleva la corriente.



Ejemplo 5:

El cliente regresa a la tienda a comprar el disco edición especial de colección que le habían ofrecido:
—Hola, ya regresé a comprar el disco, ya lo pensé bien y si lo voy a querer.
—Lo acabo de vender hace 5 minutos, te dije que era el último que me quedaba.
—¿No tienes otro? ¡Véndeme uno! ¡No quiero que mi colección quede incompleta!
—Lo siento amigo, camarón que se duerme se lo lleva la corriente.


***